La Constelación Familiar

La Constelación Familiar es una manera especial de lograr soluciones a los problemas graves de la vida, entre otras cosas a los conflictos de pareja, de familia y relaciones; tales como probables separaciones, relaciones que siempre fallan, depresiones, tendencias a suicidio, crisis de vida en enfermedades graves, numerosas vivencias de accidentes graves. Esta forma de trabajo es un método de terapia familiar sistémica que se ha hecho muy popular a través del terapeuta familiar Bert Hellinger.


En la Constelación Familiar se da a los representantes, que substituyen los miembros reales de la familia, un sitio en la sala, situados entre ellos según nuestro sentimiento.
Así se crea una imagen del inconsciente individual y familiar.

La constelación enseña de una manera viva e impresionante la conexión inconsciente hacia los seres humanos que han determinado persistentemente nuestra vida (padre, madre, hermanos, abuelos, tíos, parejas, niños propios ...).

Un papel importante en esto muchas veces lo juegan las personas que han sido olvidadas, a las cuales se ha echado tierra o que no tuvieron luto. Aun cuando no eran conocidos por las generaciones sucesoras, ellos siguen viviendo en el inconsciente familiar tal como en el individual.

Los niños intentan equilibrar este orden familiar, que está perturbado por graves sucesos, al reemplazar a estos miembros. Esto influye en la actual posición del niño en la familia y tiene mucha influencia en futuras relaciones, profesión y salud.

A través del sistema familiar u otras relaciones importantes aparecen las fuerzas que actúan en cada persona. En la constelación se hacen visibles estas fuerzas, que hasta ahora eran invisibles, y muchas veces se encuentra una buena solución.

Cuando uno mismo está en la Constelación Familiar se siente muy parecido a cuando está en la familia real, porque los representantes sienten y se comportan vistosamente como las personas reales. En el trabajo con los representantes se pueden terminar y ordenar cosas y temas pendientes: p. ej. una tristeza o un sentimiento de culpa. Se honra y respeta a aquellos a los que les corresponde, p.ej. a los padres que han dado vida.

La Constelación Familiar enseña el problema verdadero, tal como la solución y el camino hacia ella. Si se consigue tomar aquel sitio en la familia que le corresponde por su orden natural reconoce la estructura de la familia tal como era y es, entonces no solo se libera la fuerza personal sino también la fuerza que proviene de la familia: libre para vivir la propia vida con éxito y sano.

El amor puede fluir de nuevo libremente.

Con este trabajo también es posible constelar, a través de los representantes, partes interiores (como enfermedades, órganos del cuerpo, problemas de la personalidad, etc.) que se relacionan contradictoriamente y que bloquean el actuar en la vida personal.


Se puede participar en el curso de dos maneras:

Participando plenamente haciendo su propia constelación; o bien participando en la constelación de otros como representante u observador. De una u otra forma todos son beneficiados de la terapia.